GUANTES

Nueva ciudad, nuevos adoquines. Parece que abundan bastante en mi nuevo hogar. Mi trayecto diario al trabajo me lleva por vías urbanas que parecen abandonadas, y los baches se encargan de despertarme por completo cada mañana. ¡Hora de comprar unos nuevos guantes! Ahora apenas siento las vibraciones procedentes de la superficie de la carretera y tengo la sensación de controlar las calles, y no al contrario. Y además los guantes son ligeros y rebosan estilo. ¡Ojalá mis desplazamientos diarios fueran más largos!

MÁS PRODUCTOS