MANILLARES Y CINTAS DE MANILLAR

80 km/h en descenso: todos los músculos en tensión, cualquier desplazamiento del peso cambiaría la trayectoria. Gracias a que las cintas de manillar allanan los pequeños baches de la carretera y ofrecen una precisión estable, me permito ir a todo gas durante los últimos metros. Después de una subida, siempre hay una bajada. Vuelvo a levantarme sobre el manillar y asciendo hasta la siguiente cima. Siento como el sol del mediodía me calienta la cara y la superficie antideslizante realiza un trabajo excelente incluso en la cumbre. Sin embargo, sus cualidades no me impedirán seguir deliberando sobre las ventajas de las diferentes técnicas de envoltura del manillar.

MÁS PRODUCTOS